Comunidad Eucarístico Mariana

lay 2016 copia

Las Asociadas y Coordinadoras se encontraron en Roma del 18 al 23 de Abril. El 26 de Abril continuan su encuentro en Paderborn, caminando en las huellas de la Madre Paulina.

 

++++++++++++++++

 

Provincia Chilena

Nuestra Congregación empeñada en entregar el amor y la verdad a todos en un servicio alegre y cordial, quiere hacer partícipes de este legado de la Madre Paulina a los que quieren comprometerse en esta cruzada de amor y servicio, al modo como María lo realizó; por eso la Comunidad Eucarístico Mariana de la Inmaculada Concepción la forman personas que a imitación de María viven en el mundo, amando y sirviendo. La Santísima Virgen será nuestra Madre y Reina en el más amplio sentido de la Palabra. Como Madre la imitaremos y amaremos con ternura, y como a Reina la veneraremos ofreciéndole el homenaje de nuestra invocación confiada y permanente, mediante la oración del Ave María; esta será nuestra oración oficial; iremos por el mundo sembrándolo de Ave Marías, sea cual fuere nuestro camino. Ella como Virgen, esposa y Madre será nuestro modelo.

Los carismas pueden ser compartidos por miembros de la comunidad cristiana, porque la vida religiosa como carisma fundamental de la Iglesia no es propiedad exclusiva de los Religiosos y por eso, los Institutos religiosos pueden estar abiertos a los laicos y viceversa. Esta participación de dones es un enriquecimiento de los carismas.

Además, todos los bautizados estamos llamados a ser misioneros, por eso nuestra verdadera identidad como cristianos es la de ser misioneros. Y en serlo encontramos nuestra identidad. Estar en misión tampoco es privilegio de los Religiosos, es una exigencia y un mandato para todos los bautizados, todo cristiano es un enviado.

Si la espiritualidad y la misión del carisma de una Congregación no pueden ser retenidos como propiedad exclusiva, entonces, el compartirlos con otros se vuelve una necesidad. Si los laicos comienzan a compartir el carisma de un Instituto, viviéndolo de un modo particular desde la dimensión de su comunidad laical, darán al carisma y a la misión que de él derivan una interpretación diversa, vale decir, la que corresponde a su estado laical.

Laicos Asociados

Atendiendo a la urgencia del apostolado activo de los laicos en la tarea evangelizadora, considerando también, que los laicos forman más del 90% de la Iglesia, y haciendo eco de las palabras de Juan Pablo II que en innumerables ocasiones repitió “este es el tiempo de los laicos”, nuestra congregación quiso propiciar ese radio de acción, fundando las comunidades de Laicos Asociados, en todos los lugares del mundo donde se desarrolla su obra.

En nuestro país, esta comunidad se fundó el 30 de marzo de 1996, siendo entonces Superiora Provincial de la Congregación la Hna. Mercedes Foster Palma, quien desde los inicios ha encaminado esta obra con especial dedicación, apoyada por otras hermanas que la secundan.

En Chile la comunidad de laicos lleva por nombre COMUNIDAD EUCARÍSTICO MARIANA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓ (CEMIC), nombre que describe plenamente su espiritualidad y su quehacer dentro de la Iglesia.

En principio conformaron esta comunidad, veinticinco ex alumnas escogidas, que empezaron a crecer en su sacerdocio bautismal, desarrollando el apostolado de la oración, la enseñanza de la Religión en los colegios, su colaboración en las parroquias y su ayuda solidaria a instituciones o personas de escasos recursos.

En la actualidad la CEMIC cuenta con ciento 125 miembros distribuidos en la zona metropolitana, zona central y zona sur de nuestro país. Tiene un Reglamento por el cual se rige, pero lo más importante es seguir el carisma de Madre Paulina. Se reúnen mensualmente para tratar temas formativos, inspirados en la Palabra de Dios y en los Documentos pastorales de la Iglesia local y universal.

Quien desee formar parte de la CEMIC, sólo debe comunicar su inquietud a algún miembro de la comunidad o a las religiosas de la congregación y si cumple con los requisitos establecidos, el consejo local autorizará su ingreso. Deberá prepararse por espacio de dos años y profundizar el carisma de Madre Paulina, conocer el Reglamento y los objetivos de la comunidad.

En síntesis, la CEMIC pretende ayudar a construir una Iglesia de comunión y participación, en el estilo de la fundadora de la congregación, Madre Paulina von Mallinckrodt.

Gladys Valenzuela Vidal es la actual presidenta nacional de la CEMIC que se esfuerza por promover los deberes y derechos de la comunidad, así como de establecer el mejor nexo de comunicación entre religiosas y laicos.

San Bernardo, lugar donde se levanta la Casa Madre de la Congregación, es la cuna de formación para este apostolado. En este santo lugar es donde se fundó la CEMIC y de aquí emanan los nuevos proyectos y todo lo que concierne a esta comunidad.